Tu lenguaje es tu signo

La poesía es un mundo que se esconde más allá de lo aparente...
Diana Ivizate

sábado, 13 de junio de 2015

PÍNTAME UN TEMPLO

Con tacones de aguja
entraré a tu morada...
Custodiarán la puerta
dos brujas y dos hadas.
Las miraré sonriente: "somos de por aquí",
y responderán: "pasa, que seas muy feliz".
Con ese buen augurio, te daré el desayuno,
en bandeja de plata, dos huevos duros.
Te gustará, insisto, que yo esté cerca
cuando las brujas se vayan de la puerta,
porque entrará la luna para avisarte
que en una noche oscura nació tu arte,
y yo estaré en tacones en la ventana,
mirando cómo pasa la madrugada...
Que me pintes un templo, te pediré,
y empezarás pintando por los pies...
Sintiendo esas perfectas pinceladas,
me agarraré con fuerza a la ventana,
y subirán tus ojos, junto con tu pincel,
hasta hacerme en el pecho algún clavel,
entonces yo, sedienta, te rogaré,
que me pintes aquí la torre Eiffel.
Y seguiremos juntos, toda la noche,
haciendo de tu arte dulce derroche...
Los tacones de aguja lanzaré
hacia el Renacimiento,
para amarte descalza cuando en mi alma pintes
un convento.
(Diana María Ivizate González, DESDÉMONA REGRESA. Valencia, Aduana Vieja Editorial. Colección Palabras Mayores, 2015)
Publicar un comentario