Tu lenguaje es tu signo

La poesía es un mundo que se esconde más allá de lo aparente...
Diana Ivizate

sábado, 20 de junio de 2015

LA DIOSA DE ÉBANO

Y la diosa de ébano vino a mi fuente,
y las dos nos bañamos, alegremente...
Me dio a beber rocío entre sus senos,
parecía tan dulce aquel veneno...
Tendí sobre la hierba su cuerpo hermoso,
y recogí las flores con tanto gozo
que le hicieron cosquillas al colocarlas
en sus preciosas manos,  y en su espalda.
Bebimos de la noche sus ambrosías,
ella pidió quedarse toda la vida,
y le dije bajito: "ya anochece,
déjame que te bese,
déjame que te bese".
Probé otra vez la flor y su fragancia,
temblé toda la noche
tocando el arpa...
Descubrió los secretos que había escondido:
estaban justo debajo de mi ombligo.
Yo le pedí quedarme toda la vida,
y me dijo bajito: "amanece, querida".
(Diana María Ivizate González,  DESDÉMONA REGRESA. Valencia,  Aduana Vieja Editorial,  2015)
Publicar un comentario