Tu lenguaje es tu signo

La poesía es un mundo que se esconde más allá de lo aparente...
Diana Ivizate

viernes, 5 de junio de 2015

HACES NIDO EN MIS OJOS

Dedicado a Gustavo Adolfo Bécquer

Has venido de lejos,
tienes horas de vuelo,
dichoso peregrino...
Me he posado en tus ojos,
he querido hacer nido
en lo más hondo de tus pensamientos...
Pero tú me has dormido,
con tus palabras dulces, arrullando mis sueños.
Yo era rebelde y tierna,
pasional y empeñada en amar
salvajemente...
Cuánta calma me das, qué paz me traes,
mi cuerpo se doblega a una mirada tuya,
y las manos me tiemblan,
y mi boca sonríe.
Tú me enseñaste a amar sin ataduras,
de lejos,  abrazando cada suspiro tuyo,
tomándolo en el aire entre mi boca,
¿qué más puedo pedir,  si soy feliz contigo,
dondequiera que estés porque tus brazos
se apoderan de mí,
me dulcifican,
me enseñan a sentir una caricia y otra,
en el umbral oscuro de toda la poesía?
Tus ojos como antorchas
iluminan la entrada
y yo me dejo dar la bienvenida...
Entro al palacio de las almas amantes
de tu mano,  mi vida,
entro al milagro de lo desconocido,
bebo de tu sonrisa néctares y ambrosías.
Y ya no siento miedo,  la noche es toda mía.
Haces nido en mis ojos, y sé que volverán...
Oscuras golondrinas.
(Diana María Ivizate González,  DESDÉMONA REGRESA. Valencia,  Aduana Vieja Editorial.  Colección Palabras Mayores,  2015)
Publicar un comentario