Tu lenguaje es tu signo

La poesía es un mundo que se esconde más allá de lo aparente...
Diana Ivizate

jueves, 5 de marzo de 2015

Psicología de las mesas

Psicología de las mesas
                       (homenaje a Freud)

Una mesa cuadrada, pulida y objetiva,
las cuatro patas firmes, nada se tambalea,
pasan las moscas, zumban,
ni siquiera se posan, algo temen,
no es de fiar la mesa sin libros y sin migas,
ni una gota de miel para jugar,
en medio de la nada, puro significado
que espanta.
Hay que iniciar el juego de subirse y bajarse,
una mujer tendida, con sus senos que apuntan a la luna
descansa sobre ella, se baña en plata,
se mueve ansiosa de un lado para otro
de su cama improvisada
como quien busca olores escondidos,
y marca con palabras la madera que cede
bajo la punta fina de una pluma mojada:
fantasmas, evidencias, regresión y pasado,
la culpa
ya amanece y sus ojos empiezan a cerrarse
sobre la mesa fría,
pero pasa la gente que viene de algún sitio
donde la diversión ha terminado
y encuentran en la mesa un desafío,
una mujer tendida con senos afilados,
sin una sola manta,
no tirita de frío,
se observan evidencias de una noche extenuada,
pero no ha habido sexo
en medio de la nada, los deseos alientan
cuatro patas desnudas de la mesa plantada,
y la mujer suplica un poco de atención,
mientras los hombres pasan las manos tersas, sabias,
por la madera blanca.
(Diana María Ivizate González, Yo te he querido en sueños. Valencia, Aduana Vieja Editorial, 2014)



Publicar un comentario